La Rondalla de Saltillo: Lo bueno, lo malo y lo feo

 

El pasado 11 de mayo asistí nuevamente, después de 16 años de no hacerlo, a un concierto de la popular Rondalla de Saltillo. Mi asistencia estuvo motivada, principalmente, por la insistencia de mi novia y futura esposa, Annie Morales, conductora del reconocido programa radiofónico Serenata de Mediodía. Desafortunadamente, no puedo asistir a un evento rondallero sin realizar algunas apreciaciones desde un punto de vista crítico. Ahora comprendo aquel consejo que dice nunca estudies música, cine, literatura o cualquier cosa, que después quieras disfrutar como se debe. Así las cosas.

El punto es que, después de un análisis de la presentación de esta agrupación, reconocida en todo el territorio mexicano, me permitiré compartir con ustedes lo bueno, lo malo y lo feo que, a mi juicio, se pudo observar en el recital en mención.

 

Lo bueno

Definitivamente, el hecho de que un foro de la capacidad e importancia del Teatro Principal de Puebla presente un lleno total para ver a una rondalla es una buena noticia. Significa que existe un público potencial al que cualquier rondalla puede cautivar. Claro, no hay que olvidar que su presentación fue compartida con el otrora grupo reconocido Los Solitarios, sin embargo es de considerar el hecho de que el evento fuera cerrado por la Rondalla de Saltillo.

Es importante tener en cuenta que, más allá de las críticas que el mencionado grupo recibe de un importante sector de rondalleros, éste ha sabido mantener un público que los sigue y aplaude en todas las plazas donde se presenta. Esto siempre será bueno para cualquier grupo, sea cual sea la música que interprete.

 

Lo malo

Antes que nada, aclaro que los siguientes comentarios no pretender herir susceptibilidades de nadie. Y no voy a hablar de las desafinaciones en voces ni de los errores en la ejecución de los requintos que, dicho sea de paso, me parece difícil hallar una justificación dada la complejidad menor de los mismos. Hablaré de tres puntos en específico.

El primero de ellos se refiere a la evidente falta de trabajo en las voces altas. En más de cuatro temas pude percibir que esas voces estaban muy forzadas, lo que no debería suceder considerando que las notas no eran tan altas. Creo que un barítono puede alcanzar esos tonos sin problema. Y esto es preocupante porque hace evidente la ausencia de una guía adecuada por parte del director musical, quien debe ser el responsable directo de la técnica y ejecución del canto.

El segundo punto es el abuso en el uso del capotraste. Denota, en el mejor de los casos, pereza para transportar las notas en la guitarra y, en el peor de ellos, falta de capacidad.

Por otro lado, me causa desilución el hecho de notar un desgano generalizado en la interpretación de los temas por parte de esta rondalla. Y es que, al contrario de generaciones anteriores, este grupo parece estar cuidado la calidad de las voces, sin embargo ha perdido la fuerza y emotividad de sus antecesores. De hecho la respuesta del público lo hizo evidente, porque más allá de que sí estaba disfrutando de la presentación, los aplausos fueron considerablemente menos efusivos que cuando Los Solitarios estaban en el escenario.

 

Lo feo

En definitiva, lo feo del concierto fue el repertorio elegido. Y es entendible que cualquier público deseé escuchar las canciones que han hecho famoso a un grupo o cantante, sin embargo, eso no justifica el hecho de haber seleccionado únicamente temas trillados, tan traídos y cantados por esta agrupación. En realidad, por un momento pareció que el tiempo no había transcurrido, que me encontraba en el mismo concierto de 1999, con las mismas canciones.

Y es que es cierto, la Rondalla de Saltillo es la más conocida en nuestro país. Pero esta situación, más allá de ser un motivo de orgullo para sus integrantes, debería significar un compromiso por representar a todo un movimiento, el movimiento rondallero en México. Precisamente por esta falta de evolución es que aun existe mucha gente que cree que las rondallas son aburridas, que tocan siempre lo mismo.

Por desgracia, la Rondalla de Saltillo hace mucho que no presenta nada innovador, que se encarga de ser, como ya lo dijo el profesor Roberto Reyes Garrido, un simple tocadiscos. La muestra es que, en cada concierto que ofrece este grupo, el público no deja de pedir temas como Te deseo amor (1968), Como (1969), Wendolyne (1970) o Corazón de roca (1972). Lo anterior solamente significa que aquellas generaciones fueron muy buenas, en tanto que las más recientes no han hecho más que vivir de lo realizado por sus antecesores. La voz popular reconoce la saludable necesidad de mantenerse en una evolución constante, renovarse o morir. Creo firmemente que cada grupo, cada rondalla debe reinventarse para evitar quedarse estancada en una peligrosa zona de comfort. El público lo vale.

Comentarios

La trayectoria de la rondalla de saltillo, la calidad en sus filas,en sus producciones es lo que esta quedando en 2do plano para la gente que la ha manejado de unos años a la fecha, las nuevas producciones carecen de la calidad de antes por falta de un productor, de una disquera de calidad,de buenos temas, todo eso quedo en el pasado ahora se volvio un negocio con un mal manejo, sin embargo no todo ha estado mal se salvan algunos temas que no se escuchan del todo mal,la rondalla de saltillo, la rondalla del amor y desde saltillo la rondalla son ahora las rondalla vigentes,todas con una relacion directa de la rondalla de saltillo, la rondalla de la uaaan debe de salir de la universidad debe volverse profesional no es posible depender de la suerte para elegir integrantes solo de su universidad necesita un productor que sepa del negocio a nivel profesional volver a una disquera que le de proyeccion siempre y cuando tomen las riendas gente que no este pensando en su beneficio personal ese es hasta ahora el error que ha cometido esta agrupacion y es por eso que surgio la rondalla del amor y desde saltillo ya no interesa quien este en la fila ni donde se presenten lo unico que interesa es sacar dinero eso es lo que importa pueden presentarse en culaquier plaza comercial y que quede claro que no tiene nada de malo, pero considero que estas rondalla son para disfrutar en un lugar adecuado para el tipo de musica que ofrecen y su jerarquia que se han ganado,la rondalla del amor fue mejor que la de la uaaan en un determinado tiempo porque se preocuparon por dar un espectaculo de calidad con un productor y integrantes de mucha calidad ahora es una pena ya que el ing gerardo garces busca lo que ya comentaba solo su beneficio personal sin importar el espectaculo que ofrecen,desde saltillo la rondalla es lo mismo con el lic marco antonio aguirre que para mi gusto es quien ofrece el mejor espectaculo por la experiencia que este señor sabe brindar en el escenario sin embargo y en resumen las ronadallas de saltillo se volvieron un negocio de unos cuantos sin importar lo que representan ojala y estos señores se den cuenta lo que representan para el publico que los sigue y vuelvan a la calidad que un dia demostraron la rondalla de saltillo para mi es la mejor de mexico aunque existan otras con mucha mas calidad sin embargo la rondalla de saltillo tiene eso que llega simpleza en sus melodias pero le impregnan sentimiento eso es la diferencia con las demas.

noto en tu comentario lleno de amargura mucha envidia ya que la rondalla goza de muy buena fama y si es cierto que tocan melodias pasadas pero es lo que queremos ver a los que nos gusta esa musica por favor no opines nomas a lo pendejo

Pages

Nuevo comentario

Plain text

  • Las etiquetas HTML no están permitidas.
  • Los sitios web y direcciones de correo electrónico serán convertidas a enlaces de forma automática.
  • Las líneas y párrafos independientes serán separados automáticamente.
To prevent automated spam submissions leave this field empty.