Los procesos en las rondallas ¿en peligro de extinción?

Hace más de 20 años comencé en este ir y venir por el hermoso mundo de las rondallas: concursos, festivales, serenatas, encuentros, invitaciones, etc. Y a propósito de encuentros de rondallas, recuerdo por aquellos años (más o menos, si la memoria no me falla) aquí en la región de Orizaba, en cada rondalla al momento de ocupar su turno, previo sorteo, ya conocíamos a sus integrantes, pero, sobre todo, sus fortalezas y capacidades al momento de interpretar en cada uno de sus estilos. Tecnológico de Orizaba, Sentimientos Chyc de Orizaba, Cantares de Orizaba, Kerygma de Río Blanco, Reforma Veracruzana, 30 Caballeros de Córdoba, Rondalla de Ciudad Mendoza, UGM Licenciatura Orizaba, Bachillerato UGM Orizaba y UGM “Unplugged” Ciudad Mendoza. Todas ellas con sus estilos bien definidos y, sobre todo, con talento a nivel nacional que les llevó a varias de ellas a ocupar los primeros lugares entre los años 1991  a 2004.

¿Cuál fue el secreto? ¿Cuál fue la fórmula? No inventaron el hilo negro ni el agua tibia, simplemente eran familias musicales que estrechaban y fortalecían sus lazos a través de cada ensayo, presentación, viaje, defendiendo a capa y espada sus estilos y la bandera de su agrupación. Lo interesante de esto era que el mismo grupo que veías en un evento local lo veías en una competencia nacional. Y me refiero a que el 99% de los integrantes de la rondalla se mantenía antes y después de una competencia, todos los grupos querían poner en práctica sus temas y sentir en el escenario esa adrenalina al saber si valió la pena lo invertido, si agradó al público y/o al jurado su interpretación (dependiendo del objetivo que la rondalla se planteara).

Después de cada concurso, (y dependiendo del resultado) cada grupo analizaba: ¿Qué sigue? ¿A dónde vamos? ¿Para qué estamos? ¿Grabamos un disco? ¿Aspiramos a categorías más altas en otro concurso? ¿Planeamos un concierto? ¿Invertimos para vestuario?

Y esta es la parte medular del presente artículo queridos lectores, porque, dependiendo de lo que cada grupo elija, se seguirá una línea de acción que deberían compartirla todos los elementos de una rondalla (dependiendo, claro está de que los objetivos de cada integrante estén bien claros, tanto personales como profesionales) y en una agrupación a eso se le llama proceso.

Y es que, hablando en materia de concursos, el proceso puede entenderse en una rondalla que va por primera vez y que es totalmente nueva, tanto en experiencia como en conocimientos, como la capacidad de asimilar que hay que empezar desde el principio, con humildad, con hambre de aprendizaje, pero también de triunfo y superación, así como de retroalimentación, con mejoras en su ARMONÍA GRUPAL Y MUSICAL (en ese orden y con mayúsculas), y decir como agrupación comenzaremos en la categoría Estudiantil o D por ejemplo, con el objetivo de evaluarnos objetivamente (un análisis FODA), saber realmente de qué estamos hechos como grupo y ubicarnos de una mejor manera en muchos aspectos a futuro con el fin de saber si nuestro grupo va por el proceso adecuado (si es que realmente tomamos esto en serio).

¿Saben? No importa si su grupo es empresarial o pertenece a alguna escuela o es independiente. Ya que, aunque por causas naturales haya elementos que egresen (como sucede en las rondallas escolares) o simplemente cumplan con su ciclo y digan adiós, tu rondalla, al llevar el proceso adecuado seguirá en la misma manera de trabajar y buscar lograr esa meta tarde o temprano, ya que la base sigue, porque echan raíces, producto de algo que comentaba al principio de este artículo, relacionado con las familias musicales. Esos puntos tan sencillos, pero tan vitales como son:

  • Sentido de pertenencia o amor a la camiseta (Lealtad)
  • Disciplina personal y musical (Tanto y tanto practicar...)
  • Compromiso/disposición (Termino lo que empiezo)
  • Compañerismo (Somos uno como rondalla)
  • Humildad dentro y fuera del grupo (Qué proyectamos = Qué somos)

Y no importa el giro de tu rondalla (de concurso, de presentaciones, serenatas o ambas), si como grupo respetas tu proceso, tu panorama a futuro será más amplio y más fácil, y el éxito llegará más pronto de lo que esperas. ¡Ojo! El éxito es subjetivo de acuerdo con lo que cada grupo quiera plantearse al principio de un ciclo: para unos es ganar una categoría y ascender, para otros puede ser estar vigentes a través de los años, consolidar el repertorio, grabar varios discos, viajar 2 ó 3 veces al año, etc. Y es que hay tantos ejemplos de rondallas que han seguido sus procesos al pie de la letra que incluso, además de sus respectivos directores, nos acostumbran a ver casi siempre a sus mismos integrantes en cada concurso o evento, y para muestra puedo mencionar a agrupaciones que fácil llevan ya más de 10 años en ese proceso y que las identificamos casi al 100% (esperando que la memoria no me traicione y no ganarme la rechifla, jejeje): Sector Educativo, Interamericana de Puebla, Desierto de la Universidad de Sonora, Femenil UNISON, Voces del Recuerdo del ITV, Nostalgia de Puebla, Asunción de Puebla, Nota de Amor de la Prepa 15, Femenil Kristal, Romance de Zamora, Amigos para Siempre, Facultad de Música de la UAT, Sesma de Ciudad Serdán, Hospital Regional de Tamaulipas, Sinfonía de Puebla, Inspiración de Orizaba, Rapsodia Bohemia de Tepatepec, D'Lirio de la UAT, Del Valle de la UABC, Ingeniería de la UABC, Emaús de Puebla, Tecnológico de Puebla Ex Alumnos, Clásica de Puebla, todas con una indiscutible calidad y con un estilo definido al 100%.

Además de que son rondallas que han participado en distintos concursos nacionales obteniendo los primeros lugares de las categorías más altas, también hay rondallas que aunque no las vemos casi en concursos nacionales como la de San Luis Potosí, la Rondalla Queretana, la Rondalla de Irapuato, la Rondalla de Jerez, Zacatecas, la Rondalla Motivos de Guadalajara, tienen, además de la calidad a través de sus años de experiencia, algo en común con las rondallas de concursos que es muy especial: HAN RESPETADO SUS PROCESOS, incluso muchas de ellas llevando al pie de la letra sus planes de trabajo con sus objetivos bien trazados y logrados a base de muchos de los puntos como los que expuse anteriormente.

Y no quiere decir que en ningún momento hayan tenido etapas difíciles o turbulentas, sin embargo, cada una de ellas plenamente identificadas (por su repertorio, estilo, integrantes, logros o hasta en vestimenta) le han dado seriedad, respeto y amor a su grupo durante el ciclo del mismo, tanto fuera, como dentro del escenario. No le tengamos miedo o impaciencia al tiempo que pueda generar el llevar un proceso de forma adecuada, recuerda que lo que bien empieza bien termina, o dicho en otras palabras: un proceso hecho y derecho.

Y tu rondalla, ¿en qué etapa o proceso se encuentra?

¡Saludos desde la ciudad de las aguas alegres amigos!

Comentarios

Felicidades! Un análisis y reflexión muy bien planteados

Amigo Memo te mando un fuerte abrazo y te agradezco nos menciones en tu articulo, quiero decirte que reconozco el gran trabajo que has realizado con los amigos de inspiración y UGM eres modelo a seguir sigan adelante, siempre estaremos orgullosos de ser rondalleros, durante 30 años llevamos la camiseta de RONDALLA SESMA es tiempo que otras agrupaciones continúen con el proceso, con amor y pasión lo van a lograr, SALUDOS A TODOS

Nuevo comentario

Plain text

  • Las etiquetas HTML no están permitidas.
  • Los sitios web y direcciones de correo electrónico serán convertidas a enlaces de forma automática.
  • Las líneas y párrafos independientes serán separados automáticamente.
To prevent automated spam submissions leave this field empty.