Luces y sombras del CONART 2019

Quizás no lo sabías, pero el pasado fin de semana se realizó la edición número 17 del Concurso Nacional de Rondallas Torreón, mejor conocido como CONART. Los días 23 y 24 de noviembre en la Comarca Lagunera se llevó a cabo este que es el penúltimo concurso nacional del año y los aspectos más relevantes del mismo los plasmamos aquí, en estas luces y sombras.

Decíamos al iniciar que quizás no sabías de la realización del concurso, y justo es esta la principal sombra del evento, la poca difusión que tuvo. Yo sé que las fechas de la gran mayoría de concursos, principalmente los de la Asociación de Organizadores de Concursos de Rondallas, están muy bien definidas, pero es muy importante la publicación de la convocatoria con suficiente tiempo de antelación, con la finalidad de que la mayor cantidad de rondallas asistan al evento.

Y en efecto, las rondallas asistentes fueron, en su gran mayoría, locales. Si consideramos que la región de la Laguna está conformada por ciudades conurbadas, como Torreón, Gómez Palacio y Ciudad Lerdo, hubo muy pocas rondallas foráneas, de Monterrey y Durango capital. El ejemplo más contundente fue la categoría A, conformada únicamente por 3 rondallas de Torreón.

Esto es sumamente relevante, porque un concurso que se denomina nacional no puede tener un alcance tan limitado en cuanto a procedencia de las agrupaciones participantes. Por supuesto, esta situación no es nueva, el CONART en años recientes ha venido decrementando la presencia de grupos foráneos en cada edición. El equipo organizador tiene frente a sí el gran reto de identificar muy bien las causas de este fenómeno y tomar acciones en consecuencia.

El auditorio seleccionado para esta edición fue el Teatro Centauro de Ciudad Lerdo, Durango, un recinto que llevaba tiempo sin ser utilizado para eventos nacionales de rondallas, desde el año 2014 en que la Rondalla Romántica de la Laguna organizó un concierto en el marco del Festival Cultural Revueltas donde participó junto con las rondalla del Desierto de la Universidad de Sonora, Las Flores de la Laguna, Voces Universitarias de la Laguna y Romántica de la Secundaria Simón Bolívar.

Con relación a la categoría Juvenil se presentaron algunos desacuerdos, pues hubo personas que señalaron que ciertas rondallas participantes estaban conformadas por adultos. La realidad es que, leyendo la convocatoria ésta sólo estipula que dicha clasificación es para rondallas de nueva formación. Así que, no existió ninguna violación a las reglas.

Ahora, lo que sí es necesario es que se revisen los criterios para conformación de categorías, porque se abre la posibilidad de situaciones como con la Rondalla Femenil UAL, que en efecto, es una rondalla de reciente formación pero sus integrantes tienen experiencia en otras agrupaciones. ¿Incumplieron la convocatoria? Definitivamente no. ¿Ganaron justamente? Sí, fueron las mejores de su categoría. ¿Por nivel musical, les correspondía la categoría Juvenil? Creo que no. Y no digo que haya sido así, pero por cosas de este tipo es que muchas rondallas son acusadas de inscribirse en una categoría menor para ganarla con facilidad. ¡Aguas con eso!

Un concurso debe servir para medir el nivel musical y para mejorar de forma gradual. Pero este objetivo no se cumplió para rondallas como Matiz del COBAED 35, Armonía o de la Universidad Tecnológica de Torreón, quienes el año pasado ocuparon mejores lugares que en esta ocasión.

La categoría Infantil me preocupa un poco, no por las rondallas en sí, porque sus pequeños integrantes dieron todo su esfuerzo en el escenario. Me preocupa por los directores, porque los percibo más preocupados por generar empatía en el público en lugar de formar buenas bases musicales para las niñas y niños que tienen bajo su responsabilidad. En particular, en esta categoría debe prevalecer el respeto por la música y el proceso, más que un premio. Opinión personal.

La categoría C fue dominada por la Rondalla Varonil UAL, tanto en individualidades como en el desempeño grupal. Por su parte, la categoría B tuvo el regreso de una rondalla importante, la ahora denominada Rondalla de Leyes de la UAC, una agrupación que no pudo hacerse del triunfo, ante la gran participación de la Rondalla del Instituto de Cultura del Estado de Durango.

La categoría A, conformada sólo por rondallas de Torreón, tuvo un nivel muy disparejo. La Rondalla Mixta del CETIS 59 presentó temas que ya habíamos escuchado en concursos anteriores, con lo que la Rondalla Femenil Fusión no tuvo problemas para obtener el primer lugar.

No nos vamos a cansar de decirlo, pero las rondallas no van a ser atractivas para el público en general si no corregimos lo más básico: la afinación. Y es que en muchos de los grupos hubo desafinaciones evidentes que dificultan apreciar el trabajo realizado. De igual manera, seguimos escuchando severos cambios a la línea melódica de las canciones que poco o nada aportan al arreglo.

Un aspecto relevante de todo concurso es el audio, porque es el principal instrumento para que el trabajo de las rondallas pueda ser apreciado, tanto por el público como por el jurado. Desafortunadamente hubo algunos fallos en los micrófonos de solistas que no ayudan a los grupos.

En contraparte, el jurado fue uno de los aspectos más brillantes del CONART, seleccionando a personas con amplia experiencia y conocimiento. Destacan personalidades como Pedro Obregón, José María Larios, Venancio Hernández y Vicky Orozco, estos últimos contrabajistas históricos del movimiento de rondallas en el país.

De manera general, creo que el CONART nos quedó a deber, tanto por el nivel de las rondallas como por la difusión limitada previo al evento. Sé que el equipo que comanda Gustavo Alcalá sabrá identificar las áreas de oportunidad con miras a volver a ampliar el alcance del concurso. Mientras tanto, ya miramos hacia el final del año de los concursos de rondallas con el Concurso Nacional de Rondallas Puebla en un par de semanas. Hasta entonces.

Comentarios

Ok buen día ojalá este con.e tario llegue a las personas indicadas, pienso que cuando comienzas un proyecto entregas todo de ti y mas al pasar el tiempo se vuelve complicado y se cae en excesos de confianza de que se dará por si solo y fracasa y al final en lugar de buscar un apoyo se deja morir así sucede con el proyecto de conart mudandolo de ciudad paso de torreón agomez de gomez a lerdo y quedo totalmente deslucido e inadvertido ojalá se haga una restructuración del concurso y se tengan en cuenta a personas que amen el movimiento rondallero y se pueda lograr primero un lugar cede y segundo no hay mas que buscar y amarrar la participación de rondallas foráneas y una o dos de renombre de nivel nacional y tercero la difusión y promoción debe ser con tiempo y mucha mucha organización así logramos traer a la rondalla del desierto gracias a la organización y apoyo con casa de la cultura de cd lerdo ,univ de sonora ,y rondalla romántica de la laguna. Ofreciendo facilidades para su llegada con hospitalidad y respeto pienso que así se lograría atraer alas rondallas foráneas y que de igual forma se nos trate así a las demás rondallas cuando salimos a otros concursos después de todonñ nos lo merecemos cada rondalla por el inmenso esfuerzo que hacemos siempre .

lo que es muy cierto es que el nivel de la LAGUNA en estos ultimos años es muy bajo, debido a que los directores antiguos ya no figuran en el ambiente hace años y los nuevos directores no tienen las bases suficientes para mejorar los aspectos mas basicos de una rondalla, Al final del concurso el presidente del jurado JORGE PADRON le mando un m3nsaje a todos los directores de la laguna y fue "tienen que estudiar y prepararse" y tienen la responsabilidad de preparar a sus alumnos con el fin de presentar un mejor trabajo y el mejor nivel posible. Lo que paso con la rondalla FEMENIL UAL solo fue el mas claro ejemplo de esto, por que se prepararon para una categoria D y resulto que el nivel fue muy bajo y esto provoco que se notara una gran diferencia en el nivel. En general eso es lo que pasa en la laguna podriamos decir que existe una crisis de nivel rondallero pero todo esta en manos de los nuevos directores.

Considero que es necesario dejar las bases para los concursos, muy bien especificada, me refiero a las características con las que deben contar cada una de las categorías, ahora bien, es también importantísimo determinar un sistema de re acomodo de las rondallas, tanto para arriba como para abajo, ya que lo único que se viene haciendo concurso tras concurso, es desmotivar a los grupos participantes; como es posible que una rondalla que el primer día obtuvo 70 puntos, sea alcanzada por algunas que lleven 50 y tantos puntos, no hay congruencia. Es necesario contar con un jurado que domine lo que va a calificar, incluso sería bueno que dieran una pequeña muestra de lo que saben hacer (credibilidad), porque con el hecho de decir que cuentan con "una gran trayectoria" no es suficiente. Se exige que las rondallas suban su nivel, recibir una retroalimentación a tiempo serviría mucho para dicho cometido, no se entregan a tiempo los resultados, los jueces y organizadora se echan la bolita de las calificaciones e incluso hay anomalías en las calificaciones (rubro X de 0-15, resulta que hubo rondallas con 17 o 16 puntos!!! CÓMO RAYOS ES ESO POSIBLE?!?!?!? hahaha)

Comparto la opinión de Adan Trejo; no solamente es urgente una actualización de la convocatoria; es urgente cambiar a los jurados, que en su mayoría fueron o son figuras del ámbito rondallero pero en quien de repente queda en duda si califican bajo un criterio técnico o solo de simpatía y no estoy hablando de preparación, hay contadisimos jurados que son objetivos y califican sobre las bases y técnicas musicales; es urgente buscar enriquecer a quienes van a calificar, es urgente la reclasificacion, es urgente establecer en la convocatoria que de ser necesario el jurado puede anular una categoría; por ejemplo este año ninguna rondalla era de categoría A y solo como 4 o 5 eran de B; mientras sigan dejando las convocatorias por el supuesto tiempo de formación los niveles seguirán desbalanceados en cada categoría. Y luego nos quejamos que en todo el país el nivel de los concurso ha bajado, que hay rondalla que llegan a categoría A o AA sin serlo (o sea, es lo que hay!!) y justamente porque no hay ni reclasificacion ni una clausula que le permita al jurado o a la organización eliminarla si el nivel en esa edición no existe. Hay muchas formas de hacer subir el nivel de los grupos; primero definitivamente como dice Antonio Estrada y como también los menciono Jorge Padron, es el trabajo de los directores en prepararse en mejorar y acrecentar sus conocimientos, de buscar la orientación de personas que puedan darles las técnicas correctas en lo vocal y en lo instrumental. Pero también es responsabilidad de los organizadores y de los jurados buscar la forma de como aportar en elevar el nivel, poniendo claro que no se galardona al menos peor, si no al que de verdad se esmera en presentar un trabajo de calidad dentro de la categoría que le corresponde. Si hay poca credibilidad en los concursos es por eso, si hay rondallas que con un pésimo nivel dicen "voy a A porque no hay competencia" es por eso; darle un giro a este movimiento es un trabajo de todos. Por supuesto que puede haber concursos tan competitivos como hace 15-20 años pero también es indispensable saber que el jurado esta lo suficientemente preparado y que tomara las mejores decisiones... en este caso hay de 12 a 14 jurados, algo que veo totalmente innecesario, con 6 seria suficiente, 6 de los mejores, 4 de ellos fuera del terreno rondallero, sin amistades y sin familia concursando, con puntos de vista objetivos y técnicos... y sobre todo con verdadera trayectoria y con una preparación profesional...

Nuevo comentario

Plain text

  • Las etiquetas HTML no están permitidas.
  • Los sitios web y direcciones de correo electrónico serán convertidas a enlaces de forma automática.
  • Las líneas y párrafos independientes serán separados automáticamente.
To prevent automated spam submissions leave this field empty.